Nuestro planeta tiene un problema de basura y los humanos lo hemos creado.

Sinba viene en realidad de «Sin basura», y el objetivo de esta empresa es encontrarle una solución al problema de los millones de toneladas de alimentos que tiramos todos los años.

Según la agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cerca de un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician.

En tanto, un tercio de todos los cultivos que se producen se destinan a la alimentación animal.

Sinba encontró una solución sencilla a esta paradoja, reciclando las sobras para utilizarlas como alimento porcino.

En 2016 lanzaron Sinba, un servicio de tratamiento de residuos orgánicos de restaurantes.

La empresa asesora a restaurantes sobre cómo gestionar sus residuos orgánicos. En alianza con recuperadores urbanos los recolecta y transporta hasta una biofábrica, donde son transformados en alimento animal o abono mediante un proceso de esterilización.

Luego, comercializa el alimento a porcicultores, a quienes también asesora sobre el manejo de sus residuos.

Ciclo del reciclaje

Sinba también abrió una red de recolección de residuos en hogares, transformando los orgánicos en compost, el aceite en biocombustible y reciclando más de 230 toneladas de residuos inorgánicos.

A finales de 2020, también fue seleccionada por la ONU —junto con Mamotest y Kingo— como una de las 28 organizaciones más innovadoras del mundo para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por ese organismo para 2030.

En el sitio de Sinba se declara que su propósito es: «Co-crear un mundo sin basura, donde nada sobra y donde nadie sobra».

¿Qué es lo que logra el ciclo de Sinba?

Referencia

https://sinba.pe/